Munich con Niños

Puede ser difícil imaginar unas vacaciones en familia en una ciudad mundialmente conocida por su abundancia de cerveza. Sin embargo, unas vacaciones en Múnich con niños son posibles, dada la variedad de actividades y atracciones para públicos de todas las edades. Ya sean museos o grandes extensiones de parques, Múnich tiene algo para cada estado del tiempo. A continuación dejamos una lista de opciones que los peques (y los adultos) disfrutarán.

Deutsches Museum

No importa si llueve o brilla el sol, el Deutsches Museum es una atracción que no puede faltar en la lista, sobre todo si viajamos con los peques. Este museo resultará interesante a toda la familia. Es importante ir informado acerca de las exposiciones de este museo para elegir en qué emplear el tiempo, dado que un día solo no alcanzará para conocer toda su colección. El Deutsches Museum es uno de los museos de ciencia y tecnología más antiguos y grandes del mundo, y su colección comprende desde barcos utilizados en la Primera Guerra Mundial hasta naves espaciales de última tecnología. El subsuelo está adaptado para atraer a los peques de 3 a 8 años de edad. Este espacio se llama el Reino de los Niños, y tiene áreas con juegos acuáticos, motores de verdad, guitarras gigantes, hamacas y vehículos hechos de LEGO, entre otras miles de actividades. Los niños de menos de seis años entran gratis.

Bavaria Film Studios

Nadie puede negar que el mundo del cine tiene una especie de magia en el proceso de su creación que siempre nos atraerá. Los estudios de cine bávaros, o Bavaria Filmstadt, acercan esta magia a todos los públicos con exhibiciones dedicadas a explicar cómo son creados los efectos visuales más impresionantes. Todo esto, basándose en elementos de filmes reales. Entre las diversas actividades que se pueden realizar allí está un viaje sobre Falkor, el dragón de la Historia sin Fin, o una zambullida a bordo del submarino de El Hundimiento. También hay shows de escenas de riesgo, como peleas cuerpo a cuerpo, incendios y saltos acrobáticos.

Museo del juguete

Los juguetes y juegos han formado parte de la crianza de los peques desde tiempos inmemorables. Como elementos que siempre han acompañado al Ser Humano en su historia, estos merecen su propio museo, y Múnich lo tiene. Aprende sobre la historia detrás de distintos juguetes que permanecen hasta hoy en día en todos los hogares, así como de los juegos que han desaparecido debido al avance tecnológico y el cambio de las costumbres. Ositos de peluche, muñecas y vehículos de juguetes son solo algunas de las piezas en exposición. Es importante saber que el museo del juguete no es un museo interactivo, por lo cual los más pequeños pueden no disfrutarlo del todo.

Fairytale fun park

Muchas historias y cuentos de hadas clásicos tuvieron su origen en Alemania. Blancanieves, Hänsel y Gretel o Caperucita Roja, por ejemplo, fueron escritos por los hermanos Grimm, nacidos en la ciudad de Hanau (muy cerquita de Frankfurt). En Múnich podemos adentrarnos en este mundo de fantasía en el Freizeitpark Märchenwald, o bosque de los cuentos de hadas. Más de 20 historias clásicas toman vida solamente presionando un botón.

El Jardín Inglés

Para los días soleados, una tarde en el parque puede ser la mejor idea. El Jardín Inglés de Múnich ofrece una de las extensiones más grandes de verde y lagos de toda la ciudad (de hecho, es más grande que el Central Park de Nueva York). Los peques pueden pasar la tarde explorando sus jardines, pedaleando en los botes del lago, paseando en bicicleta o jugando en los patios con juegos para niños. Mientras, los adultos pueden disfrutar de un picnic en el jardín cervecero chino, a veces con música bávara en vivo. Una de las atracciones más populares son las corrientes del río Eisbach, a donde muchos se dirigen para aprender a surfear.

Sea Life

El museo Sea Life München abrió en 2006, y desde entonces ha cautivado a grandes y pequeños con sus 10.000 criaturas marinas en exposición. Los 30 acuarios gigantes muestran especies de todas las zonas del mundo, incluidos peces tropicales, o animales de las profundidades más recónditas de los océanos. Además está ubicado en el Parque Olímpico, por lo cual es un complemento perfecto a la visita al complejo.

Jardines cerveceros

Solo el nombre puede decirnos que estos espacios pueden no ser los mejores para ir con chicos. Sin embargo, los jardines cerveceros son mucho más que lo dicen sus nombres. Son espacios familiares en parques y espacios públicos donde tradicionalmente las familias bávaras van a pasar su tiempo libre, disfrutando de barbacoas, picnics, música en vivo y otras familias que salen a disfrutar de su tiempo de ocio al aire libre. A ellos se puede llevar comida por cuenta propia, aunque también hay pequeñas tiendas que se encargan de abastecer a los visitantes con las mejores delicias de la zona, como salchichas, ensaladas de patatas, pretzels y pasteles de manzana. Algunos jardines cerveceros cuentan con atracciones para niños, como juegos, cajas de arena y hasta zoológicos de animales bebés.

El Zoo de Múnich

Ubicado en un parque de 89 acres de extensión, el zoo de Múnich asegura diversión para toda la familia. Allí los peques podrán aprender sobre más de 5000 animales pertenecientes a todos los continentes. No solo hay especies exóticas, sino también espacios de animales bebés donde los más pequeños pueden acariciarlos y jugar con ellos, así como montar en pony o camellos. En invierno, una de las atracciones principales es el desfile de pingüinos.

Buendía Tours
BUENDIA TOURS
Avenue de la Renaissance 16
1000 Bruselas, Bélgica
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Diseño y Desarrollo Web por Nicolas Machado / © BUENDIA TOURS

¡ATENCIÓN! ESTE SITIO USA COOKIES.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Leer más

Aceptar